Clive Sinclair

 

Sir Clive Sinclair con un ZX Spectrum en sus manos.Sir Clive Sinclair con un ZX Spectrum en sus manos.Sir Clive Sinclair es uno de los grandes. Entre todos los nombres propios, quizás los que más admiro son aquellos que demostraron un ingenio y unas capacidades técnicas excepcionales, como Gunpei Yokoi o el propio Sinclair. Sir Sinclair es básicamente un inventor; pero un inventor de los de libro, tal y como los imaginamos. Nació en Londres en 1940 y dejó la escuela a los 17, después de terminar con su educación secundaria. Trabajó durante cuatro años como periodista especializado en temas técnicos, hasta que lo aprendido durante ese tiempo le hizo dar el siguiente paso: en 1962 fundó su propia empresa, Sinclair Radionics.

Sus primeros productos incluían kits de radio y de amplificación que venía por correo y, partiendo de esta base, rápidamente ganó una gran reputación como pionero en el campo de la electrónica de consumo, pero muy especialmente en la miniaturización. En 1967, cuando la facturación sobrepasó las 100.000 libras, Sinclair se mudó a Cambridge – iniciando una moda que seguirían otras firmas de alta tecnología. Su imparable expansión llevó a la compañía a St. Ives en 1972.

Pero la revolución real todavía no había empezado. Ese mismo año, Sinclair lanzó la “Executive”, la primera calculadora de bolsillo de verdad del mundo – con un precio inicial revolucionario por sí solo: 79 libras. Ganó múltiples premios y unos beneficios de más de 2,5 millones de libras. Con la introducción de la gama “Cambridge” de calculadoras, Sinclair pasó a dominar el mercado en el Reino Unido.

Incansable, Sir Clive Sinclair no dejó de invertir dinero y esfuerzos en I+D, principalmente en relojes digitales, pero ciertas dificultades de suministro le llevaron a tener pérdidas por primera vez. Otro de los grandes proyectos (y otro primer lanzamiento mundial) fue una televisión de bolsillo, lanzada en colaboración con una agencia estatal, la NEB (National Enterprise Board).

Su crecimiento siguió imparable hasta que, en 1979, se decidió partir la compañía. NEB mantendría el negocio instrumental (como multímetros, por ejemplo) y Clive Sinclair dejó todas las responsabilidades ejecutivas en Sinclair Radionics. Por su parte, inició una nueva compañía con la segunda parte, Sinclair Research, dedicada a la electrónica de consumo.

La nueva compañía emergió rápidamente como líder y pionera en el recién estrenado mercado de los ordenadores personales. Su primer producto, el Sinclair ZX80, se lanzó en febrero de 1980 y fue el primer ordenador en el mundo vendido por menos de 100 libras. Medía tan sólo 21,8 cm de ancho por 17 cm de fondo y 5 de alto y pesaba 340 gramos, todo un hito.

Sir Clive Sinclair en la actualidad.Sir Clive Sinclair en la actualidad.

Sir Clive predijo correctamente en su lanzamiento que su disponibilidad haría aumentar el tamaño del mercado. Se vendieron más de 100.000 – un 60% de los cuáles se exportaron – hasta agosto de 1981, cuando se dejó de producir para dar paso al ZX81, su sucesor. Aunque habitualmente pase lo contrario, éste era todavía más barato: 69,95 libras. Vendió más de un millón de unidades en sus primeros dos años.

Y si no era poco, 1982 vio nacer uno de los mitos de la historia de los ordenadores y videojuegos, especialmente a nivel europeo. El ZX Spectrum, en color. Rompiendo con todo, fue líder del mercado durante 10 años. Y sin parar de innovar (el ZX Spectrum recibió multitud de actualizaciones), en 1984 apareció el Sinclair QL, por aquel entonces el primer ordenador en usar el Motorola 68000 como procesador.

Pero Sir Clive Sinclair siguió incansable; patrocinó premios literarios, fue honorado con el título de Sir en 1983 y en 1985, por su compromiso con los vehículos eléctricos, lanzó, a través de su nueva empresa Sinclair Vehicles, un triciclo eléctrico.

En 1986, Sinclair Research se separó del mundo de los ordenadores, incluyendo la gama Sinclair, que fue vendida a Amstrad.

No voy a extenderme por no guardar relación con el mundo de las consolas y videojuegos, pero Sir Clive Sinclair, a sus más de 70 años, sigue activo como inventor, ya sea de bicicletas eléctricas o dispositivos para ayudar a la movilidad de las sillas de ruedas.

Os dejo con un increíble e interesante documental sobre Clive Sinclair: Anatomía de un inventor, dónde se pueden ver algunos de sus increíbles inventos y diseños:

Additional information