Nuestro gran éxito fue algo que conceptualicé – el primer juego portátil. Pregunté al equipo de diseño si podrían diseñar un juego que fuese electrónico y del mismo tamaño que una calculadora.

- Michael Katz, ex director de marketing, Mattel.

 

Los orígenes de las consolas portátiles, al contrario que las consolas de sobremesa, no hace falta buscarlos tan atrás. De hecho, se encuentra a medio camino (a modo de eslabón perdido) de la evolución del arcade a la sobremesa. La evolución inicial de los grandes arcade (que ocupaban un espacio enorme) fue hacia versiones más reducidas de las mismas, que usaban tecnologías más “primitivas” a base de LED o LCD. Estas versiones, llamadas “tabletop” en inglés (que vendría a significar de sobremesa) contenían un solo juego. En 1978, cuando todavía no se había empezado a usar el término consola portátil, se solían llamar “juegos electrónicos sin vídeo” o “juegos de no-TV” para diferenciarlos de los entonces considerados videojuegos que se jugaban en una pantalla de televisión.

Ejemplos de tabletops.

En 1976, Mattel empezó a trabajar en una línea de juegos deportivos con tamaño calculadora que se convertirían en los primeros juegos electrónicos portátiles de la historia. Michael Katz, el entonces nuevo director de marketing, pidió a los ingenieros electrónicos un juego de ese tamaño usando LEDs.

El resultado fue una tira de LEDs rojos, en forma de matriz, que podían ser movidos y controlados por los jugadores en las cuatro direcciones. La unidad, además, era capaz de detectar colisiones; es decir, si la luz del jugador hacía contacto con otra luz, el juguete era capaz de registrarlo.

Tan simple como era, se convirtió en la base de la primera generación de consolas portátiles. Katz decidió que, con el envase correcto, el juego podía o bien ser de carreras o bien de fútbol (americano, claro). Decidió empezar por las carreras.

Así nació, en 1976, el juego Auto Race, con los coches representados por simples puntos. El objetivo era guiar al punto (coche) hasta el final sin colisionar con ningún otro coche. Después de Auto Race, siguió Football (americano). Vendiéndose entre 25 y 35 dólares en 1976, Mattel consiguió más de 400 millones de dólares en ventas. Mattel Electronics (la división de juego electrónico) nació – junto con la industria portátil - a partir de ese éxito. Más tarde crearían las líneas de Básquet, Hockey, Béisbol… y la Intellivision.

Mattel Electronics Soccer TI Little Professor

Additional information